DELMIRA AGUSTINA

delmira-agustini1

18 años. 1904

En esta pieza de alquiler fue citada por el hombre que había sido su marido; y queriendo tenerla, queriendo quedársela, él la amó y la mató, matándose él después.

Publican los diarios uruguayos la foto del cuerpo que yace tumbado junto a la cama, Delmira abatida por dos tiros de revólver, desnuda como sus poemas, las medias caídas, toda desvestida de rojo:

-Vamos más lejos en la noche, vamos…

Delmira Agustini escribía en trance. Había cantado a las fiebres del amor sin pacatos disimulos, y había sido condenada por quienes castigan en las mujeres lo que en los hombres aplauden, porque la castidad es un deber femenino y el deseo, como la razón, un privilegio masculino. En el Uruguay marchan las leyes por delante de la gente, que todavía separa el alma del cuerpo como si fueran la Bella y la Bestia. De modo que ante el cadáver de Delmira se derraman lágrimas y frases a propósito de tan sensible pérdida de las letras nacionales, pero en el fondo los dolientes suspiran con alivio: la

muerta, muerta está, y más vale así.

Pero, ¿muerta está? ¿No serán sombra de su voz y ecos de su cuerpo todos los amantes que en las noches del mundo ardan? ¿No le harán un lugarcito en las noches del mundo para que cante su boca desatada y dancen sus pies resplandecientes?

(Eduardo Galeano)

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

SOLEDAD BARRET

Etiquetas de Technorati:

O Cabo Anselmo José Anselmo dos Santos presentó el 01.04.2004 un petitorio a la Comisión de Amnistía del Ministerio de Justicia de Brasil, el cual fue procesado con el número 42025. Desde el 01.08.2008 el expediente está en el escritorio del presidente de la Comisión, Paulo Abrão.

En este petitorio se pretende que la Comisión le otorgue la condición de amnistiado político para, de esa manera, obtener la reparación económica mediante la readmisión a la Marina o al acceso a las promociones hasta la fecha, que tendría derecho si no hubiera sido expulsado de la Marina en el año 1964. Estas promociones le permitirían tener el sueldo actual de un sub-teniente.

Desde abril del 2004 la Comisión de Anistia nombró a Jarbas Silva Marques para que se hiciera cargo del estudio de dicho petitorio y presentara una declaración del mismo ante dicha Comisión con lo que daría comenzado el juicio. Hasta noviembre del 2007 fue citado dos veces pero, por diversos motivos, no pudo declarar.

El juicio aún no se ha realizado y esto ha motivado la presentación de un nuevo petitorio, el 05 de diciembre de 2006, por parte del abogado de José Anselmo dos Santos, Luciano Juliano Blandy.

En una entrevista realizada a Jarbas Marques, que publicara el 06 de noviembre del 2007 el períodico “NaPrática”, aquel nos dice:  “O Cabo Anselmo pide la amnistía para desmoralizar la política del actual gobierno, mi declaración será para probar que el Cabo Anselmo nunca fue perseguido por la dictadura, que todas sus prisiones fueron actos teatrales de la dictadura para crear un ambiente que le permitira entrar como espía en los organismos de izquierda… si fuera amnistiado sería una falta de respeto a los familiares de los que murieron y a los amnistiados”.

A la espera de su juicio, en esa fecha, según el períodico, Anselmo vivía en San Pablo.

     Add to Technorati Favorites

Publicado en Soledad Barret | Deja un comentario

SOLEDAD BARRET

Technorati Tags:

 

Soledad Barret Viedma En la mañana del 8 de enero de 1971, Soledad, que en ese momento estaba con Anselmo, sale de su apartamento. Embarazada de cuatro meses, espera un hijo de él.

Se dirige una vez más a la boutique “Chica Boa”, su dueña, Sonia María Cavalcanti la conoce desde hace tiempo. Solía ir acompañada de Anselmo.

Confeccionaba blusas bordadas y las llevaba para ser vendidas a consignación; se encuentra con Pauline.

Anselmo se sabía descubierto y temía una represalia, así una vez más delata a Sergio Fleury, que estaba en Recife, a varios compañeros del VPR.

Cuando Soledad se aleja “O Cabo” da el aviso y no duda un momento en dar los datos para que encuentren a su compañera. El día anterior varios militantes del VPR habían sido capturados en varios lugares.

El día 7 de tarde detienen a José Manuel da Silva cuando ponía gasolina en su auto en una estación de servicio de Toritama; el día 8 a Jarbas Pereira Marques lo secuestran de la Librería Moderna da Rede en donde trabajaba; a Evaldo Luis Ferreira de Souza de la casa de Soledad. En otro lugar detienen a Eudaldo Gomes da Silva.

La boutique “Chica Boa” en donde estaba Soledad y Paulina, es invadida por cinco hombres que dicen ser policías. Golpean brutalmente a Pauline atándola; llevan a las dos a los autos que esperaban afuera, a Pauline la introducen en una Variant que era de la INCRA con placa oficial nº 7831 y a Soledad, preguntando constantemente “ ¿Por qué “ la llevan en un volkswagen particular cuya matrícula no fue anotada.

Fueron, los seis integrantes del VPR, presos y torturados y luego llevados a la Chácara de Sao Bento, del municipio Paulista, en donde mueren asesinados.

A mediados de abril de 1973 se formó un Tribunal Revolucionario en Santiago de Chile integrado por la ALN, el VPR el MR-8 y el Partido Comunista de Brasil que decide, entre otras medidas, ajusticiar a José Anselmo do Santos.

“O Cabo”, luego de haber delatado a su propia compañera que esperaba un hijo de él, en 1973 se somete a una cirujía plástica en el Hospital Albert Einstein. Cambiaron su rostro y le dieron nuevos documentos para protejerlo.

Aún hoy, a los 67 años, vive con temor en la clandestinidad. Ha hecho varias apariciones públicas para ser entrevistado y el 01 de abril del 2004 inició un proceso frente a la Comisión de Amnistía queriendo ser reconocido como perseguido por la dictadura para tener derecho a un sueldo y a las promociones de su carrera militar.

 

     Add to Technorati Favorites

Publicado en Soledad Barret | Deja un comentario

SOLEDAD BARRET

Technorati Tags:

 

Montañas del Hulla Cuando Soledad partió de Uruguay, luego de octubre del año 1971, ya estaba relacionada con José Anselmo dos Santos, “O cabo Anselmo”, desde muchos años antes en Uruguay y en particular con motivo de su viaje a Chile.

Ya en ese año de 1971 “O Cabo” se había hecho colaborador de la policía, era un infiltrado de las fuerzas de represión de la dictadura brasileña, desde cuando cayó preso, el 30 de mayo de 1971. Varias versiones  se refieren al hecho de que ya, desde el año 1964, cuando estaba en la Marina, era un delator.                         

Desde 1971 se transforma en el agente “Kimble”, nombre que le dio Sérgio Paranhos Fleury, jefe sangriento del aparato represivo de San Pablo; recibirá por ello, us$ 300 mensuales.

Lo que me había dicho Soledad de que las fuerzas de izquierda estaban infiltradas por la policía y, que por tal motivo, había que tener cuidado, fue real en la dictadura y era una realidad en esos momentos.

La discusión con su hermano en la casa de sus padres, estaba motivada fundamentalmente por ese hecho. Soledad no daba crédito a lo que se decían de él y conservó una relación  que sería el detonante de su muerte. El consejo que me dió a mi no pasó por su mente cuando estaba con él, confiaba en su compañero.

 

Una serie de acontecimientos lo pondrán al descubierto.

Angelo Pezzoti, dirigente de la VPR en el exilio tenía informaciones de que “ O Cabo” era un colaborador de la dictadura. 

Carlos Alberto do Carmo, siquiatra que militaba en la VPR, le sorprendió que la policía le preguntaba secretos que compartía con Anselmo.     Los torturadores de Inês Etienne Romeu, dirigente de la VPR, le dicen que Anselmo estaba preso trabajando para  ellos. En agosto de 1971 Inês, internada en un hospital de Belo Horizonte, consigue informar a sus amigos que Anselmo era un delator.  En setiembre de 1971 la información llegó  a Chile, a la dirección de la VPR en el exilio, más le sacaron crédito a lo que decía con el argumento de que estaba “loca”. Onofre Pintos lo apoya. 

 En julio de 1972 la ALN comprobaba que sus puntos de contacto con “O Cabo” estaban vigilados. Existían acusaciones de traidor por parte de la ALN que lo acusaba de las detenciones de dos miembros de su dirección después de un encuentro que habían  tenido con él. Una vez más Onofre Pintos no cree en las acusaciones y considera a la denuncia "la expresión viva de la paranoia de los compañeros de la ALN"                                                                                                                                                                                               

Tratando de disipar las dudas que sobre él se cernían, la policía  le ayuda a tener un encuentro con la dirección de la VPR. En este encuentro en Chile, Anselmo se defiende con fuerza de los rumores que sobre él caían. Onofre Pintos lo mantiene al mando de una red de la VPR en Recife.

En setiembre de 1972, después de un relato de los testimonios de su prisión hecho por el dirigente del Partido Comunista de Brasil, Diógenes Arruda Cámara, Onofre Pintos no pudo defenderlo más, así, enviaron un emisario para avisar a los que estaban trabajando con “O Cabo” en el interior de Brasil, de que era un policía infiltrado.

El cerco sobre él se cerraba, más estos hechos, parecían no estar en la conciencia de Soledad.

     Add to Technorati Favorites

Publicado en Soledad Barret | Deja un comentario

SOLEDAD BARRET

Technorati Tags:

 

¿Por qué? 

 El organismo departamental del Frente Amplio que reunía a los comités de base de una determinada zona se llamaba Coordinadora. El comité Reducto Oriental pertenecía a la Coordinadora “C”.

Su local estaba ubicado en la esquina de San Martín y Enrique Martinez, frente a él hay una plaza pequeña. Allí, en la plazita y en su entorno se desarrollaba un acto. Se acercaban las elecciones de 1971.

Se habían organizado varios puestos de ventas y muchas personas habían concurrido, estaba lleno el lugar. Sobre una tarima, armada en la vereda del local, estaba actuando un conjunto y se iba a desarrollar la parte oratoria. En esos momentos, por detrás, se me acerca Soledad.

-Te vengo a saludar pues me voy, vuelvo al Brasil, vení…

Fuimos a un bar cercano, el que estaba ubicado en la esquina de San Martín y Ceibal. Allí hablamos:

-Pienso continuar en Brasil en el VPR, me dice.

-Estoy dispuesto a ir contigo; qué decís, ¿tu oferta?

-Me parece que tu serás más útil aquí, mejor quédate por ahora, yo te llamaré cuando vea el mejor momento. Tenemos que tener cuidado pues la organización en Brasil está muy infiltrada por la policía.

Al rato salimos, me despedí dándole un beso; en la puerta giró, y mientras comenzaba a caminar, extendió su brazo derecho; me saludó.

-Tené cuidado, mucha suerte; llamame, le dije mientras la saludaba.

-Te llamaré.

-Chau Soledad.

Caminaba hacia la calle Garibaldi…, es la última imágen que tengo de ella.

Add to Technorati Favorites 

Publicado en Soledad Barret | Deja un comentario

SOLEDAD BARRET

Technorati Tags:
        

 

   Recuerdo hechos puntuales que parecen no relacionarse unos con otros; así como vienen a mi memoria, los relato.

  Durante el período que estuvo en contacto con nosotros en el Comité de Base, estuvimos juntos en algunas oportunidades.

  Ese día, los dos caminamos desde el “Reducto Oriental” hasta un comité ubicado por detrás del Hospital Vilardebó, en la calle del mismo nombre a unas cuadras de la Avenida Agraciada.

  Se iba a realizar una barriada y les llevábamos material para entregar a los vecinos y murales para pegar por el barrio.

  Al llegar vimos que estaban imprimiendo hojas con un Planograf. Tuvimos una charla con los compañeros tratando de ver la mejor manera de sacarle provecho a esa herramienta de impresión que, como en la mayoría de los comités era fabricada por ellos mismos. Se podía hacer maravillas con él y fue un distintivo para la época los murales que resultaban y que no lograron una mejor sala de exposición que los  muros de la ciudad.

  Al rato salimos, y al llegar a la calle Agraciada nos separamos, yo me dirigí a una parada para tomar un ómnibus que me llevara a una reunión en el centro y Soledad se dirigió hacia la casa de unos compañeros.

  Días después, estando parado en la entrada al comité, se me aproxima Soledad y me da un disco, un “Long Play”. Era del conjunto chileno “Los Quilapayun”; lo había traído de Chile, se lo agradecí, pensé en un momento que era para mi pero ella se encargó de decirme que el regalo estaba dirigido a los compañeros del “Reducto Oriental” y, para ello escribió un texto en la carátula del disco al que rubricó con su firma: “A los compañeros del Comité Reducto Oriental. Soledad Barret".                                                                                                         

     Add to Technorati Favorites

Publicado en Soledad Barret | Deja un comentario

SOLEDAD BARRET

Technorati Tags:

 

Aurora-BorealisPensando en ir al Brasil, pedí en el Centro de Documentación Estudiantil el certificado de mis estudios con los programas, con la idea de continuar los estudios. Al mes lo tenía en mi poder.

Ese día me acerqué a su casa, al tocar a su puerta Soledad apareció nerviosa, vi un hombre joven a su lado, estaban discutiendo, era su hermano que continuaba replicándole con energía a Soledad aún con la puerta abierta y yo observando la escena; en seguida se retira visiblemente enojado.

Me dijo que su madre estaba nerviosa, estaba mal y quería que la llevaran al médico. La acompaño; nos fuimos en un taxi hasta el servicio de urgencia del Hospital de Clínicas. Allí, al entrar, pusieron a su madre en una camilla y la llevaron a una sala, Soledad entró con ella; quedé en la sala de espera.

Al rato sale Soledad y me dice que los médicos no le habían encontrado nada. Antes de que saliera su madre de la sala me comenta que tenía ese comportamiento intentando evitar que ella volviera a Brasil y decidiera quedarase a cuidarla.

Al salir del Hospital se pensó en tomar un taxi pero Soledad tomando la iniciativa, se dirigió hacia una estación de servicio cercana, la seguí ayudando a su madre. Se acercó a un auto que estaba cargando gasolina, habló con su conductor para pedirle si podía llevar a su madre y a nosotros a la casa. El hombre, sorprendido al principio, aceptó.

La discusión que tuvieron en su casa se basada en la desconfianza que su hermano expresaba sobre la fidelidad de José Anselmo do Santos, el cual, acompañado por una imágen de delator desde Brasil fue apoyado por Onofre Pintos en Chile. De allí venía Soledad con José Anselmo del cual, no aceptaba las sospechas que sobre él se cernían. En esa discusión intervino su madre; no quería aceptar que Soledad se fuera.

     Add to Technorati Favorites

Publicado en Soledad Barret | Deja un comentario